Los Mejores Consejos de Nutrición para Jugadores de Fútbol

El fútbol requiere de una gran exigencia física, mental y técnica. Los jugadores de fútbol deben estar en óptimas condiciones para rendir al máximo nivel y prevenir lesiones. Para eso, es importante saber qué alimentos consumir.

Es por esto que la nutrición juega un papel fundamental, ya que proporciona la energía, los nutrientes y la hidratación necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

La nutrición de los jugadores de fútbol debe ser equilibrada, variada y adaptada a las necesidades individuales de cada jugador, según su edad, peso, altura, posición, nivel de actividad y objetivos.

No existe una dieta única y universal para todos los jugadores. Cada uno debe seguir un plan personalizado, que tenga en cuenta sus características y preferencias.

Sin embargo, hay algunos consejos generales que pueden ayudar a los jugadores de fútbol a mejorar su alimentación y su rendimiento. Estos son algunos de ellos:

Hidratarse Adecuadamente

La hidratación es esencial para el rendimiento de los jugadores de fútbol. Los jugadores deben beber suficiente agua antes, durante y después de los partidos y entrenamientos para evitar la deshidratación y mejorar su rendimiento.

La deshidratación puede provocar fatiga, calambres, mareos, disminución de la concentración y del rendimiento físico y mental.

La cantidad de agua que se debe beber depende de varios factores, como la temperatura, la humedad, la intensidad y la duración del ejercicio, el sudor y la pérdida de líquidos.

Como regla general, se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día, y aumentar la ingesta en función de las necesidades individuales.

También se recomienda beber:

  • entre 300 y 500 ml de agua dos horas antes del ejercicio,
  • entre 150 y 250 ml cada 15 o 20 minutos durante el ejercicio, y
  • entre 500 y 1000 ml después del ejercicio, para reponer los líquidos perdidos.

Además del agua, los jugadores de fútbol pueden consumir otras bebidas que les ayuden a hidratarse y a recuperarse. Por ejemplo, las bebidas isotónicas, que contienen sales minerales y carbohidratos, que ayudan a reponer los electrolitos y la energía perdidos durante el ejercicio.

Estas bebidas se pueden consumir durante y después del ejercicio, especialmente cuando este es de larga duración o de alta intensidad.

Otras bebidas que pueden ser beneficiosas son los jugos naturales de frutas. Estas, aportan vitaminas, antioxidantes y azúcares naturales. Además, la leche de vaca , que aporta proteínas, calcio y otros nutrientes importantes para la salud ósea y muscular.

Los jugadores de fútbol deben evitar el consumo excesivo de bebidas azucaradas y refrescos, que aportan calorías vacías y pueden provocar deshidratación, caries y obesidad.

También, deben moderar el consumo de alcohol, café y té, que pueden alterar el sueño, la hidratación y la recuperación muscular.

Consumir Hidratos de Carbono de Calidad

Los hidratos de carbono son una fuente importante de energía para los jugadores de fútbol. Los jugadores deben incluir alimentos ricos en hidratos de carbono en su dieta. Algunos ejemplos son pasta, arroz, pan, cereales, papas, frutas y verduras, para mantener sus niveles de energía durante los partidos y entrenamientos.

Los hidratos de carbono se almacenan en el hígado y los músculos en forma de glucógeno, que se utiliza como combustible para el ejercicio.

Cuando los niveles de glucógeno se agotan, el rendimiento físico y mental disminuye, y se produce fatiga, debilidad y falta de concentración.

La cantidad y el tipo de hidratos de carbono que se deben consumir dependen de varios factores, como la intensidad y la duración del ejercicio, el momento del día, el estado de salud y los objetivos del jugador.

Como regla general, se recomienda que los hidratos de carbono representen entre el 50 y el 60% de las calorías totales de la dieta. Adempas, deben distribuirse a lo largo del día, en las cinco comidas principales.

Tipos de Hidratos

Los jugadores de fútbol deben priorizar el consumo de hidratos de carbono de calidad. Estos son aquellos que tienen un índice glucémico bajo o moderado, que se absorben lentamente y que mantienen los niveles de azúcar en sangre estables.

Estos hidratos de carbono se encuentran en alimentos integrales, como el pan, la pasta, el arroz y los cereales integrales. Además, aportan fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, que son beneficiosos para la salud y el rendimiento.

Estos alimentos se deben consumir con antelación al ejercicio, al menos dos o tres horas antes, para asegurar una buena digestión y asimilación.

Los jugadores también pueden consumir hidratos de carbono de alto índice glucémico, que se absorben rápidamente y que elevan los niveles de azúcar en sangre.

Estos hidratos de carbono se encuentran en alimentos como la fruta, la miel, el azúcar, los dulces, los refrescos y los jugos.

Estos alimentos se pueden consumir durante y después del ejercicio, especialmente cuando este es de larga duración o de alta intensidad. Sirven para ara reponer los niveles de glucógeno y evitar la hipoglucemia.

Sin embargo, se debe moderar su consumo, ya que pueden provocar picos y caídas de azúcar en sangre, que afectan al rendimiento y a la salud.

Incluir Proteínas Suficientes

Las proteínas son esenciales para la reparación y el crecimiento de los músculos. Los jugadores de fútbol deben incluir alimentos ricos en proteínas en su dieta para ayudar a reparar y construir el tejido muscular dañado durante el ejercicio. Algunos ejemplos son carnes magras, pescados, huevos, lácteos, legumbres, frutos secos y semillas.

Las proteínas también tienen otras funciones importantes, como la formación de enzimas, hormonas, anticuerpos y neurotransmisores. Estos regulan el metabolismo, el sistema inmunológico, el sistema nervioso y el estado de ánimo.

La cantidad de proteínas que se deben consumir depende del peso, la edad, el nivel de actividad y los objetivos del jugador.

Como regla general, se recomienda que las proteínas representen entre el 15 y el 20% de las calorías totales de la dieta. Deben distribuirse a lo largo del día, en las cinco comidas principales.

Se recomienda consumir entre 1,2 y 1,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día, y aumentar la ingesta en función de las necesidades individuales.

Tipos de Proteínas

Los jugadores de fútbol deben priorizar el consumo de proteínas de alto valor biológico, es decir, aquellas que contienen todos los aminoácidos esenciales. Estos son los que el cuerpo no puede producir por sí mismo y que son necesarios para el buen funcionamiento de las células, el cerebro, el corazón y el sistema nervioso.

Estas proteínas se encuentran en alimentos de origen animal, como las carnes, los pescados, los huevos y los lácteos. Además, aportan otros nutrientes importantes, como el hierro, el zinc, el calcio y la vitamina B12.

Estos alimentos se deben consumir junto con los hidratos de carbono, para mejorar la absorción y la utilización de las proteínas.

Los jugadores de fútbol también pueden consumir proteínas de origen vegetal, como las legumbres, los frutos secos y las semillas. Estos son una buena fuente de proteínas, fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, que son beneficiosos para la salud y el rendimiento.

Sin embargo, estas proteínas son de menor valor biológico, ya que les falta alguno de los aminoácidos esenciales, que el cuerpo no puede producir por sí mismo.

Se deben combinar entre sí, para obtener una proteína completa, que contenga todos los aminoácidos esenciales. Por ejemplo, se puede combinar arroz con legumbres, o pan con frutos secos .

Incluir Grasas Saludables

Las grasas saludables son aquellas que contienen ácidos grasos insaturados, que son beneficiosos para la salud cardiovascular, el sistema nervioso, el sistema inmunológico y el equilibrio hormonal.

Se encuentran en alimentos como el aceite de oliva, los frutos secos, la palta, el pescado azul (caballa, anchoa, arenque, atún, mero, jurel, sardina, salmón, surubí de río, dorado de río, palometa, lisa y bonito) o las semillas.

Aportan ácidos grasos esenciales, como el omega 3 y el omega 6, que el cuerpo no puede producir por sí mismo y que son necesarios para el buen funcionamiento del cerebro, las células, el corazón y el sistema nervioso.

Algunos de los beneficios de las grasas saludables son :

•  Ayudan a prevenir y evitar las enfermedades cardiovasculares, ya que mejoran el perfil lipídico, reducen la inflamación y previenen la formación de coágulos.

•  Depuran la sangre, reduciendo los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, lo que favorece la circulación y la oxigenación de los tejidos.

•  Ayudan a reducir y controlar la presión arterial,. Esto relaja y dilata los vasos sanguíneos, lo que disminuye la resistencia al flujo de la sangre.

•  Disminuyen el riesgo de sufrir infartos, accidentes cerebrovasculares, demencia y otras enfermedades neurodegenerativas. Esto protege las neuronas y las membranas celulares del daño oxidativo y la inflamación.

•  Fortalecen el sistema inmunológico, ya que modulan la respuesta inflamatoria y la producción de anticuerpos. Esto ayuda a combatir las infecciones y las enfermedades autoinmunes.

•  Apoyan la función cerebral, ya que mejoran la memoria, la concentración, el aprendizaje, el estado de ánimo y la salud mental. Esto es necesario para la síntesis de neurotransmisores y hormonas como la serotonina y la dopamina.

•  Conservan la salud de la piel, el cabello y las uñas. Esto hidrata, nutre y regenera los tejidos, previniendo la sequedad, la irritación, el envejecimiento y las infecciones.

Recomendamos que las incluyas en tu dieta equilibrada, siempre con moderación y variedad.

Recordar que no todas las grasas son iguales, y que debés evitar las grasas saturadas y trans. Estas se encuentran en alimentos procesados, fritos, carnes rojas, lácteos enteros y panificación industrial, ya que tienen efectos perjudiciales para tu salud.

Consumir Alimentos Ricos en Vitaminas y Minerales

Los alimentos ricos en vitaminas y minerales son fundamentales para el rendimiento de los jugadores de fútbol.

Los jugadores deben incluir alimentos como frutas y verduras, que son una excelente fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes. Estas ayudan a prevenir la inflamación, a fortalecer el sistema inmunológico y a mejorar la salud de la piel, el cabello y las uñas.

También aportan fibra, que mejora el tránsito intestinal y la sensación de saciedad.

Las vitaminas y los minerales tienen diversas funciones en el organismo:

  • la regulación del metabolismo,
  • la producción de energía,
  • la síntesis de proteínas,
  • la formación de glóbulos rojos,
  • la protección de las células,
  • la coagulación de la sangre,
  • la contracción muscular,
  • la transmisión nerviosa,
  • la visión, el crecimiento y el desarrollo. 

Algunas de las vitaminas y los minerales más importantes para los jugadores de fútbol son:

Vitaminas:

•  La vitamina A, que interviene en la visión, la salud de la piel y las mucosas, el sistema inmunológico y el crecimiento.

Se encuentra en alimentos como la zanahoria, la calabaza, el melón, el mango, el damasco, la leche, el queso, el huevo y el hígado.

•  El complejo B, que participa en el metabolismo de los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas, la producción de energía, la síntesis de neurotransmisores y hormonas, la formación de glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema nervioso.

Se encuentra en alimentos como los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos, las carnes, los pescados, los huevos, los lácteos y la levadura de cerveza.

•  La vitamina C, que actúa como antioxidante, protegiendo las células del daño oxidativo, favorece la absorción del hierro, interviene en la síntesis de colágeno, que es el principal componente de los tendones, los ligamentos y los cartílagos, y refuerza el sistema inmunológico.

Se encuentra en alimentos como los cítricos, el kiwi, la frutilla, el tomate, el pimiento, el brócoli y el perejil.

•  La vitamina D, que ayuda a la absorción y la fijación del calcio y el fósforo en los huesos y los dientes, previniendo la osteoporosis y las fracturas. También interviene en el sistema inmunológico, el sistema nervioso y el equilibrio hormonal.

Se encuentra en alimentos como el pescado azul (caballa, anchoa, arenque, atún, mero, jurel, sardina, salmón, surubí de río, dorado de río, palometa, lisa y bonito), el huevo, la leche y los derivados lácteos, y también se puede obtener mediante la exposición al sol, con precaución y protección.

•  La vitamina E, que también actúa como antioxidante, protegiendo las células del daño oxidativo. Además, interviene en el sistema inmunológico, el sistema nervioso y el equilibrio hormonal.

Se encuentra en alimentos como el aceite de oliva, los frutos secos, las semillas, la palta y los vegetales de hoja verde.

Otros Minerales:

•  El calcio, que es el mineral más abundante en el organismo, y que es esencial para la formación y el mantenimiento de los huesos y los dientes, la contracción muscular, la transmisión nerviosa, la coagulación de la sangre y el ritmo cardíaco.

Se encuentra en alimentos como la leche y los derivados lácteos, las sardinas, las almendras, el brócoli y la espinaca.

•  El hierro, que es el mineral responsable de transportar el oxígeno a las células, y que es necesario para la producción de energía, la síntesis de proteínas, la formación de glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema inmunológico.

Se encuentra en alimentos como las carnes rojas, el hígado, los mejillones, las almejas, las lentejas, los garbanzos, la espinaca y los frutos secos.

•  El magnesio, que es el mineral que participa en más de 300 reacciones enzimáticas en el organismo. Es imprescindible para la producción de energía, la síntesis de proteínas, la contracción muscular, la transmisión nerviosa, el equilibrio electrolítico, el ritmo cardíaco y la salud ósea.

Se encuentra en alimentos como los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos, las semillas, la banana, la palta y el chocolate negro.

•  El potasio, que es el mineral que regula el equilibrio hídrico y electrolítico del organismo. Es necesario para la contracción muscular, la transmisión nerviosa, el ritmo cardíaco y la presión arterial.

Se encuentra en alimentos como  la banana, el melón, la sandía, el tomate, la papa,  la palta y las legumbres.

•  El zinc, que es el mineral que interviene en el sistema inmunológico, el sistema nervioso, el sistema reproductor, el crecimiento y el desarrollo, la cicatrización de las heridas, la síntesis de proteínas y el metabolismo de los hidratos de carbono.

Se encuentra en alimentos como las carnes, los pescados, los huevos, los lácteos, las ostras, los mejillones, las legumbres, los frutos secos y las semillas .

Las vitaminas y los minerales son indispensables para la salud y el rendimiento. Por eso, recomendamos consumir una variedad de alimentos que los contengan, y evitar los alimentos procesados, que son pobres en estos nutrientes. 

Recordar que una alimentación equilibrada y variada es la mejor forma de obtener todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Solo hay que recurrir a los suplementos nutricionales bajo prescripción médica o nutricional.

Planificar las Comidas Según el Horario de los Partidos y Entrenamientos

La planificación de las comidas es otro aspecto importante de la nutrición de los jugadores de fútbol.

Los jugadores deben organizar sus comidas según el horario de los partidos y entrenamientos. Esto es importante para asegurar una adecuada ingesta y asimilación de nutrientes, y para evitar molestias digestivas, hipoglucemias o deshidrataciones. 

Estas son algunas recomendaciones generales para planificar las comidas:

•  Desayuno: el desayuno es la primera comida del día, y debe ser completo y equilibrado. Debe aportar hidratos de carbono, proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales.

Debe realizarse al menos dos horas antes del ejercicio, para asegurar una buena digestión y asimilación. 

Algunos ejemplos de desayunos saludables son: un vaso de leche con cereales integrales y fruta, un yogur con frutos secos y miel, una rodaja de pan integral con queso y jamón, o una tortilla o “rapidita” con tomate y palta.

•  Almuerzo: el almuerzo es la comida principal del día, y debe ser variado y nutritivo. Debe aportar hidratos de carbono, proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales.

Debe realizarse al menos tres horas antes del ejercicio, para asegurar una buena digestión y asimilación. 

Algunos ejemplos de almuerzos saludables son: una ensalada de pasta con atún y verduras, un arroz con pollo y verduras, una lasaña de carne y queso, o un guiso de legumbres con carne y verduras.

•  Merienda: la merienda es una comida ligera y energética, que se realiza entre el almuerzo y la cena. Tiene como objetivo reponer los niveles de glucógeno y evitar la hipoglucemia.

Debe realizarse al menos una hora antes del ejercicio, para asegurar una buena digestión y asimilación. 

Algunos ejemplos de meriendas saludables son: una fruta con un puñado de frutos secos, un yogur con cereales y fruta, un batido de leche y fruta, o una barra de cereales y frutos secos.

•  Cena: la cena es la última comida del día, y debe ser ligera y digestiva. Debe aportar hidratos de carbono, proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales.

Debe realizarse al menos dos horas antes de ir a dormir, para asegurar una buena digestión y asimilación. 

Algunos ejemplos de cenas saludables son: una sopa de verduras con queso y pan integral, una ensalada de lechuga, tomate, zanahoria, queso y atún, una tortilla de papa con ensalada, o pescado al horno con papas y verduras.

•  Recuperación: la recuperación es la comida que se realiza después del ejercicio. Tiene como objetivo reponer los líquidos, los electrolitos, el glucógeno y las proteínas perdidos durante el ejercicio.

Debe realizarse lo antes posible después del ejercicio, preferiblemente en los primeros 30 minutos. Eso es para aprovechar la ventana metabólica, que es el momento en el que el organismo está más receptivo para asimilar los nutrientes. 

Algunos ejemplos de alimentos de recuperación son: una bebida isotónica, un jugo de fruta, una fruta, un yogur, un batido de proteínas, una barra de proteínas, o una rodaja de pan integral con jamón y queso.

Conclusión

La nutrición es un factor clave para el rendimiento deportivo. Los jugadores de fútbol deben seguir una dieta equilibrada, variada y adaptada a sus necesidades individuales. Esto es para que les aporte la energía, los nutrientes y la hidratación necesarios para el buen funcionamiento del organismo. 

Los jugadores deben hidratarse adecuadamente, consumir hidratos de carbono de calidad, incluir proteínas suficientes, incluir grasas saludables, consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales como frutas y verduras, planificar sus ingestas en horarios estratégicos de acuerdo all horario de los partidos y entrenamientos. 

Estos son algunos de los mejores consejos de nutrición para jugadores de fútbol, que pueden ayudarles a mejorar su salud y su rendimiento. Además de proporcionar la energía necesaria, favorecerá la recuperación muscular y contribuirá a un desarrollo saludable del cuerpo. 

Mantenerse hidratado, evitar los alimentos procesados y buscar orientación profesional para obtener los mejores resultados en el camino del fútbol.


Usá la Sección NUTRICIÓN de la App +10

Recordá que la App +10 pone a tu disposición profesionales capacitados para que puedas desarrollar tu juego de la mejor manera, tener una correcta alimentación y disminuir el riesgo de lesiones.

Descargá la App y probá nuestra sección NUTRICIÓN para que puedas armar un plan de alimentación según tus necesidades y características personales


Es importante destacar que cada jugador es único y puede tener necesidades nutricionales individuales. Se recomienda buscar la orientación de un nutricionista deportivo para desarrollar un plan alimentario personalizado, teniendo en cuenta tus necesidades específicas y objetivos.

Recomendamos leer también: Fútbol en Primaver/Verano: Cuidados Esenciales para el Calor


Etiquetas:

Download & Play

Contactanos