Patadas Ilegales en el Fútbol

Compartir el blog

El fútbol es un deporte que se juega con un conjunto de reglas claras que establecen la manera en que los jugadores deben actuar.

Algunas patadas en el fútbol pueden considerarse ilegales porque violan las reglas establecidas por la FIFA para garantizar la seguridad e integridad de los jugadores y el juego en sí. Estas reglas están diseñadas para proteger a los jugadores de lesiones graves y garantizar un juego justo y limpio en el campo para todos los involucrados. 

Las patadas ilegales pueden resultar en lesiones graves y comprometer el bienestar de los jugadores ya que impactan directamente en el cuerpo del jugador. Estas lesiones pueden ser tan graves como fracturas, lesiones en la cabeza y lesiones en los tejidos blandos.

Además, pueden tener consecuencias a largo plazo para la salud de los jugadores y pudiendo incluso poner fin a sus carreras en el fútbol.

Por esta razón, los jugadores deben ser conscientes de las reglas del juego y evitar realizar patadas ilegales en el campo que pueden resultar en faltas, ser sancionadas con tarjetas o incluso resultar en expulsiones por los árbitros. 

Es importante destacar que las reglas del fútbol establecen que todas las acciones deben estar dirigidas a jugar la pelota y no a los jugadores. Por lo tanto, cualquier acción que no cumpla con esta regla se considera una falta.

Cuando se comete una falta, el árbitro del partido puede otorgar una tarjeta amarilla o roja al jugador infractor. La tarjeta amarilla es una advertencia y se otorga por faltas menos graves.

Si un jugador recibe dos tarjetas amarillas durante un partido, se le muestra una tarjeta roja y es expulsado del partido. La tarjeta roja se otorga por faltas más graves y también resulta en la expulsión inmediata del jugador.

Por otro lado, la intención y la fuerza detrás de una patada son factores importantes en la determinación de si es o no una falta.

Por ejemplo, si un jugador realiza una patada por detrás sin la intención de causar daño al oponente, es posible que reciba una tarjeta amarilla en lugar de una roja.

Sin embargo, si un jugador realiza una patada con la intención de causar daño, es probable que reciba una tarjeta roja directa y una suspensión posterior.

También, hay que considerar que las patadas ilegales pueden afectar el resultado del partido. Con una falta grave que resulta en una tarjeta roja con expulsión del partido, el equipo se ve en desventaja numérica. Esto puede afectar el resultado del partido y dar una ventaja injusta al equipo rival.

Por lo tanto, es importante evitar las patadas ilegales para evitar la expulsión y asegurar que el partido se juegue de manera justa.

A continuación, se describen algunas de las patadas más comunes que son consideradas ilegales en el fútbol:

Por detrás

Las patadas por detrás se consideran ilegales en el fútbol, ya que pueden poner en riesgo la integridad física del jugador que las recibe.

Esta falta se produce cuando un jugador golpea a otro por detrás con la pierna en un intento de quitarle la pelota. 

En estas patadas, el jugador utiliza la planta del pie para golpear al oponente desde la parte posterior del cuerpo. 

Esta patada es peligrosa porque el jugador no tiene la oportunidad de verla venir y no puede prepararse para recibir el impacto. Las patadas por detrás pueden causar lesiones graves, como fracturas de huesos, y a menudo resultan en tarjetas amarillas o rojas.

Patadas violentas  

Las patadas violentas son aquellas en las que el jugador utiliza una cantidad excesiva de fuerza o agresión al realizar una patada y que pueden poner en peligro la integridad física del otro jugador. 

Esto puede incluir patadas que tienen como objetivo causar daño al oponente, como patadas a la cabeza, la garganta o los genitales. Las patadas violentas también pueden ser el resultado de un enfrentamiento emocional entre los jugadores o una reacción a una situación en el campo. 

Por ejemplo, cuando un jugador levanta su pierna de forma brusca e impacta contra el tobillo o la rodilla de otro jugador. Estas patadas pueden resultar en tarjetas rojas directas y suspensiones posteriores.

Patadas aéreas o voladoras

Las patadas aéreas o voladoras son aquellas que se realizan con los dos pies en el aire y que pueden poner en riesgo la integridad física del otro jugador. 

Esta falta se produce cuando un jugador salta con los dos pies hacia adelante y golpea a otro jugador con las suelas de sus botas. Pueden darse cuando un jugador levanta la pierna por encima de la cabeza del oponente para interceptar el balón. 

Aunque esta acción puede parecer espectacular, es peligrosa para el oponente, ya que puede resultar en una colisión violenta y causar lesiones graves. Las patadas voladoras también pueden ser una falta si el jugador levanta la pierna demasiado alto y golpea al oponente en la cabeza o en la cara.

En la cara 

Esta falta se produce cuando un jugador levanta su pierna de forma brusca y golpea al oponente en la cara con su botín. 

Las patadas en la cara son consideradas una de las faltas más graves en el fútbol. Estas pueden causar lesiones graves en la cabeza y el cuello, fracturas de huesos, daño cerebral y trauma en los ojos. 

Las patadas en la cara también pueden ser el resultado de un enfrentamiento emocional entre los jugadores o una reacción a una situación en el campo. 

Dependiendo de la gravedad de la lesión, pueden resultar en una tarjeta amarilla o roja directa y una posible suspensión posterior.

Al arquero

El arquero es una parte importante del equipo y están protegidos por una serie de reglas especiales, ya que su posición es especialmente vulnerable. Por esta razón, las patadas al arquero son consideradas una falta grave en el fútbol. 

Esta patada se produce cuando un jugador patea al arquero en cualquier parte del cuerpo, causando una interrupción en su capacidad de jugar el juego. Esto puede poner en peligro su integridad física y causar lesiones graves.

Es por eso que los jugadores deben tener cuidado al acercarse al arquero y no deben patearlo en ninguna circunstancia. Esto puede resultar en una falta, tarjeta amarilla o roja o incluso expulsión.

Por delante 

Las patadas por delante son aquellas en las que el jugador utiliza la planta del pie para golpear al oponente en la parte frontal del cuerpo en un intento de quitarle la pelota. 

Esta patada puede resultar en una lesión grave, especialmente si se dirige hacia la zona del abdomen o la cabeza del jugador. 

Las patadas por delante también pueden ser un intento de obstruir o interrumpir el avance del jugador. Esto constituye una falta y puede resultar en una tarjeta amarilla o roja.

Al tobillo 

Esta falta se produce cuando un jugador levanta su pierna de forma brusca e impacta con la suela del pie contra el tobillo del jugador oponente.

Las patadas en el tobillo son consideradas una de las faltas más comunes en el fútbol, ya que pueden causar lesiones en los tendones y ligamentos del tobillo, lo que puede llevar a una lesión prolongada y una recuperación difícil. 

Estas patadas también pueden ser el resultado de un intento de interrumpir el avance del jugador, lo que constituye una falta y puede resultar en una tarjeta amarilla o roja. 

Patadas en el área 

Las patadas en el área son consideradas una falta grave en el fútbol, ya que pueden resultar en un penalti para el equipo contrario. Esta falta se produce cuando un jugador golpea a otro dentro del área de penalti, impidiéndole llegar a la pelota. 

Las patadas aéreas son aquellas en las que un jugador levanta la pierna por encima de la cabeza del oponente para interceptar el balón. Aunque esta acción puede parecer espectacular, es peligrosa para el oponente, ya que puede resultar en una colisión violenta y causar lesiones graves. 

Las patadas aéreas también pueden ser una falta si el jugador levanta la pierna demasiado alto y golpea al oponente en la cabeza o en la cara. Se suelen sancionar con una falta y una tarjeta amarilla o roja, dependiendo de la gravedad de la falta.

Patadas peligrosas 

Las patadas peligrosas son aquellas que pueden poner en peligro la integridad física del otro jugador, aunque no se realicen con una excesiva fuerza o velocidad. 

Esto puede ocurrir cuando la patada se dirige hacia una zona sensible del cuerpo, como la cabeza, el cuello o la espalda. Por ejemplo, cuando un jugador levanta su pierna de forma brusca e impacta contra la espinilla o el muslo de otro jugador.

Estas patadas pueden ser consideradas como faltas graves y pueden resultar en tarjetas amarillas o incluso rojas, dependiendo de la intención del jugador y del grado de peligrosidad de la patada.

Patadas por detrás de la rodilla

Esta patada se produce cuando un jugador patea a otro jugador por detrás de la rodilla, causando una gran presión en la articulación. 

Este tipo de patada puede ser extremadamente peligrosa, ya que puede resultar en lesiones graves, como una rotura de ligamentos. Cuando un jugador recibe una patada por detrás de la rodilla, puede perder el equilibrio y caer de manera brusca. Esto puede provocar lesiones en la rodilla, el tobillo o incluso en la columna vertebral. 

Es por eso que esta patada es ilegal en el fútbol ya que pueden considerarse como actos violentos y puede resultar en una falta, tarjeta amarilla o incluso expulsión del jugador.

Fuera del alcance de la pelota 

Esta patada se produce cuando  un jugador intenta patear al oponente en lugar de intentar jugar la pelota. Es decir, el jugador que recibe la patada no tiene la pelota en su posesión, ni tiene la posibilidad de alcanzarla. 

Esta patada es ilegal en el fútbol ya que puede resultar en lesiones graves para el jugador que recibe la patada. 

Es por eso que los jugadores deben tener cuidado al patear a otros jugadores y solo deben hacerlo cuando tienen la posibilidad de jugar la pelota. De lo contrario, pueden enfrentar una falta, tarjeta amarilla o incluso expulsión. 

Patadas a un jugador que ya no tiene la pelota 

Esta patada se produce cuando un jugador patea a otro jugador después de que este último ha perdido la posesión de la pelota. 

Esta patada es una falta en el fútbol, ya que puede resultar en lesiones graves y no tiene lugar en el juego limpio. 

Es por eso que los jugadores deben ser cuidadosos en el campo y deben evitar patadas innecesarias, ya que pueden ser sancionados con una falta, tarjeta amarilla o incluso expulsión.

Por consiguiente… 

Es importante evitar las patadas ilegales en el fútbol porque pueden causar lesiones graves a los jugadores, van en contra de las reglas del juego y pueden afectar el resultado del partido. 

Los jugadores deben recordar que el fútbol es un deporte que se juega con fair play y que deben seguir las reglas para garantizar la seguridad y el respeto hacia los demás jugadores en el campo.


Para todos esos hinchas que quieran llevar su pasión más alto leer: Batallas Campales en el Fútbol: ¡Piñas Van, Piñas Vienen!. Para los que quieran profundizar más click aquí.

Suscribite y mantenete actualizado

¡Mantenete al día con las últimas noticias y actualizaciones sobre fútbol profesional y amateur!

Explorar más

Download & Play

¡Descargá la App+10 y jugá al fútbol!